Historia

Educrédito fue creada en 1965, bajo el nombre Asociación Civil Crédito Educacional (Educrédito A.C.), siendo sus fundadores el Dividendo Voluntario para la Comunidad y las Fundaciones Creole, Shell, Sánchez y Mendoza, manteniéndose el primero y la última como miembros activos, actualmente.

El interés por contribuir al desarrollo del país, por la vía educativa, sumado a un fino sentido de la responsabilidad social desde el sector privado, ha inspirado el trabajo de Educrédito desde sus inicios. Este talante se hace patente en las palabras pronunciadas por Don Eugenio Mendoza, en 1970, en ocasión del Acto de Inauguración de la Universidad Metropolitana “… el objetivo es buscar la capacidad y la voluntad de estudio dondequiera que se encuentren. Con ese fin hemos adoptado un sistema de crédito educacional que permita cursar sus estudios a jóvenes de escasos recursos, siempre que reúnan las condiciones académicas exigidas”. Esto es lo que lleva a constituir a Educrédito como una serie de fondos rotativos, que han permitido mantener un flujo permanente de apoyo a cohortes sucesivas de estudiantes desde 1965.

Desde 1965, diversas instituciones empresariales y educativas han sido nuestras aliadas en esta tarea de apoyar al talento humano nacional: Fundación Vollmer, Fundación Banco Mercantil, Fundación Banco de Venezuela, Fundación Central, Fundación Empresas Polar, Fundación Telcel, Asociación Bancaria, Bolsa de Valores de Caracas, Mavesa, McKinsey & Company, O.E.A, PriceWaterhouseCoopers, Sivensa, Venamcham, Vepica, Sincor, Diageo, Universidad Católica Andrés Bello, Universidad Metropolitana, Universidad Simón Bolívar e IESA. Las alianzas establecidas nos han permitido apoyar a más de 25.000 estudiantes de distintas instituciones educativas nacionales, en pregrado, postgrado y a nivel técnico. Nuestros horizontes se han ampliado en respuesta a los cambios en el entorno educativo y empresarial, por lo que recientemente nos hemos abierto a la formación en cursos cortos y de actualización profesional, sumando así iniciativas que respondan a los requerimientos del país. 

Desde su misma iniciación el sistema de créditos, en lugar del de becas, se consideró recomendable, “porque el estudiante se responsabiliza consigo mismo al comprometerse a reintegrar los gastos de su formación universitaria, con sus ingresos en el ejercicio profesional” (Don Eugenio Mendoza, Acto de Inauguración de la Universidad Metropolitana, 1970). En otras palabras, desde el inicio se ha apoyado al estudiante, apostando al profesional.

En Educrédito continuamos avanzando en nuestra labor de darle crédito al talento, esperando reproducir los logros cosechados hasta el presente y convertirnos en la institución privada de referencia ineludible para el crédito educativo a nivel nacional. A partir de 2015, Educredito en un proceso de adaptación a la realidad del país inició actividades en el ámbito empresarial ofreciendo sus servicios en el rol de administrador de fondos de empresas que tienen entre sus beneficios contractuales la educación académica de sus trabajadores y de sus hijos.